Download Freewww.bigtheme.net/joomla Joomla Templates Responsive

El monitoreo temprano del crecimiento y desarrollo de los maxilares y de la erupción de los dientes es crucial en muchos casos, ya que algunos problemas ortodónticos u ortopédicos, son más fáciles de corregir si se tratan a edad temprana.

Recomendamos que los niños tengan una evaluación inicial a los 7 años de edad.

A esta edad, ya han erupcionado algunos dientes permanentes. El maxilar y la mandíbula han crecido lo suficiente para poder detectar o prevenir problemas futuros.

Desde esta edad.se pueden diagnosticar y evaluar problemas como;

  • Mordidas cruzadas
  • Protrusiones dentales
  • Dientes apiñados
  • Mala relación de los maxilares (prognatismo y retrognatismo)
  • Presencia de hábitos (habito de lengua o chuparse el dedo…)

 

La corrección de la posición final de los dientes (con brackets) no debe de hacerse antes de que erupcionen todos o mayoría de los dientes permanentes, en promedio a los 11 años de edad.

Lo más importante es determinar el momento ideal para comenzar el tratamiento.

Cuáles son las principales ventajas de un tratamiento ortodóntico temprano?

  • Crear espacio para dientes retenidos que están en erupción.
  • Corregir algunas asimetrías faciales.
  • Mantener espacio para la erupción de dientes que no han erupcionado.
  • Reducir la necesidad de quitar dientes permanentes.
  • Disminuir el tiempo total de tratamiento con brackets.

Algunas señales o hábitos que pudiesen indicar la necesidad de tratamiento temprano incluyen:

  • Perdida temprana o tardía de dientes temporales
  • Dificultad al masticar o morder
  • Respiración oral en vez de nasal
  • Chuparse el dedo
  • Dientes apiñados o fuera de lugar
  • Desvíos mandibulares o ruidos al abrir la boca
  • Mordida abierta (falta de contacto de los dientes frontales
  • Maxilar superior o mandíbula desproporcionados con el resto de la cara
  • Mala relación de maxilar superior con la mandíbula